sábado, octubre 07, 2006

 

EL LIBRO DE LAS COSAS. 1.995. Premio UdeA.

EL LIBRO DE LAS COSAS.
1.995
PREMIO NACIONAL DE POESÍA
UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA 1.995
Carátula
Clic sobre las imágenes para ampliarlas
---
Contracarátula

---

Solapas

1 .......................... 2
EL LIBRO DE LAS COSAS. 1.995
PREMIO NACIONAL DE POESÍA 1.995
UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA
En construcción (Nov. 18 /06)


Carátula : Imagen arriba
---
CONTRACARÁTULA. TEXTO (Imagen arriba)
Por Mario Escobar Velásquez
Uno nunca ha dejado de asombrarse de la poesía, que sabe ser más proteica que Proteo. Desde siglos antes de que los muchos homeros que escribieron La Ilíada y La Odisea enceguecieran o nacieran ciegos, la poesía se transformaba para ser otra en cada poeta. Otra y la misma, y distinta e igual, pero sin repetirse nunca. En cada poeta tenía una voz única, y unos ojos inquisidores que vieron como nunca otros antes vieron ni verán, así miraran las mismas cosas que han sido idénticas: manos, rostros, sonrisas, ojos, crepúsculos, muertes, idas definitivas y regresos inesperados.
Una cosa puede decirse cierta: cada voz de poeta es única, irrepetible. Por eso no nos fatigan las miríadas de versos, ni los obstinados volúmenes que nos buscan los ojos y los aprisionan en cárceles de páginas que agradecemos, ni las músicas que deslíen en las orejas del alma.
Hay una ternura casi inclasificable en estos poemas de Ómar Ortiz Forero, porque se parece sólo a sí misma. Leyéndolos somos tiernos como el azul de alguna violeta que reseca y todo entre algún volumen no ha perdido su color, ni la esencia de la mano que la aprisionó. Como ella, estos versos serán por siempre la ternura. Leyéndolos uno agradece a toda divinidad que siga habiendo poetas de voces irrepetibles, y que la arcaica sensibilidad que se nos dió siga bendiciéndolos: a todos, ya cada uno.
---
Solapa 1 (Imagen arriba)
Ómar Ortiz Forero .
Bogotá (Cundinamarca), 1950.
Libros de poesía publicados: La tierra y el éter, 1979. Que funda el funde, 1982. Las muchachas del circo, 1982. Diez regiones, 1987. Un jardín para Milena, 1993 . Dirige y edita la revista de poesía Luna Nueva en Tuluá, Valle del Cauca.
---
Solapa 2 (Imagen arriba)
El Premio Nacional de Poesía Universidad de Antioquia se creó en 1.979, con el objetivo de estimular la producción poética y hacer un reconocimiento a los valores más representativos de la poesía colombiana contemporánea.
Últimos libros publicados:
* Juan Manuel Roca, Víctor Manuel Gaviria, Rubén Vélez etal. : Diez años Premio Nacional de Poesía Universidad de Antioquia
* Rubén Darío Lotero : Poemas para leer en el bus
* Flobert Zapata : Después del colegio
* Meira Delmar: Antología
* Ómar Ortiz Forero : El libro de las cosas
* Carlos Héctor Trejos Reyes: Manos ineptas

Detalles de la publicación de “EL LIBRO DE LAS COSAS”:
11.1 x 19.5 cms. 114 págs.
Colección Premio Nacional de Poesía. Editor: Extensión Cultural
@ Ómar Ortiz Forero @ Editorial Universidad de Antioquia
ISBN: 958-9021-43-3 (obra completa) ISBN: 958-655-206-3 (volumen)
Primera edición: octubre de 1995
Diseño de cubierta: Saúl Álvarez Lara
Diagramación, montaje. impresión y terminación: Imprenta Universidad de Antioquia
Impreso y hecho en Colombia. Printed and made in Colombia. Prohibida la reproducción total o parcial, por cualquier medio o con cualquier propósito, sin autorización escrita de la Editorial Universidad de Antioquia.
Editorial Universidad de Antioquia Teléfono: (574) 210 50 10. Telefax: (574) 263 82 82 Apartado 1226. Medellín. Colombia
.
CONTENIDO (Los marcados con asterisco son los que se publicarosn en la Antología LOS ESPEJOS DEL OLVIDO Antología del 2.002)
Primera Parte
EL LIBRO DE LAS COSAS

"Yo junto estas palabras para cuatro personas.
Algunos más pueden oírlas.
Oh mundo, lo siento por ti.
Tú no conoces a estas cuatro personas."
Ezra Pound


El libro* ………………………………….15
La lluvia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
El mantel. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
El aguamanil ………………………….21
El zaguán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 23
El barrio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
La casa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
La ventana*. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
El laberinto ……………………….…...31
La repisa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
El retrato ………………………………..35
El espejo* ……………………………..…..37
La vecina. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
La mano …………………………..……..41
El juego* ……………………………..……43
La puerta* ………………………………..45
El guardián ……………………………...47
La máscara*. . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 49
El destino. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
Los zapatos ………………………….....53
La cena. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
El armario …………………………….....57
La derrota. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .59
El viaje* ……………………………….…...61
La carta. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
El colchón. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
La soledad …………………………….... 67
La barca*. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . 69

Segunda parte
MANUAL PARA SOBREVIVIENTES

Primera instrucción: Para sobrevivir a:
"Aquel que no espera lo inesperado no lo descubrirá,
pues para él permanecerá ignorado e incomprendido.”
Heráclito
Los padres* ………………………………..75
Los abuelos*……………………………… 77
Los hermanos ……………………………79
Los primos.. . . . . . . . . . . . . . . . .. . … 81
Los noviazgos* ……………………………83
Las maestras ………………………….…85
Los curas ……………………………….…87
Los amigos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89

Segunda instrucción: Para sobrevivir con:
Los colegas*. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
Los críticos*. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
Los amargados. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97

Tercera instrucción: Para sobrevivir en:

El matrimonio ………………………….101
Los almacenes ………………………… 103
Los cocteles …………………………….105
Las avenidas …………………………….107
Los aviones ……………………………..109
Los velorios. . . . . . . . . . . . . . . .. . . . 111
---
POEMAS
Se publican, señalados con asterisco, todos los que aparecen en el libro LOS ESPEJOS DEL OLVIDO Antología Poética (1.983-2.002)” Omar Ortiz. Selección y prólogo de Juan Manuel Roca. Deriva ediciones. Primera edición, Abril 2.002. Págs 47 a 61. De manera gradual, se irán publicando todos los poemas de "El libro de las cosas".
.
El libro*

Así como la Anaconda hipnotiza a sus víctimas.
(No es raro ver una mariposa estampada en el aire,
o un colibrí paralizado ante el hechizo).
El sol se detiene en el reloj de arena
y los sueños son el río que no va al mar.
.
La lluvia

A los primeros goterones
los gatos se escabullen al solar de las Martínez.
Una tragedia para la muchacha crespa
que tiene alma de gaviota.
Odia ver llover
y no sentir el olor de los cangrejos.
Desde su lecho escucha el quedo ronroneo.
Los sabe agazapados bajo el almendro.
Presiente el silencio
que la asediará en la oscuridad,
el insidioso almizcle de la cacería.
Cierra los ojos,
y sueña el arco iris
que anuncia la tregua de las aguas.
Pero el golpeteo del techo lo desmiente.
No hay Noé para su diluvio,
ninguna tierra emerge de su miedo.
De nuevo los gatos transitan por el patio.
Ella, ávida de sal y espuma,
anclada en casa de barro y guadua,
el terror aleteándole en el pecho.
.
El mantel

Ese pequeño sudario de las viandas
que ya no son. Sólo migajas.
Fue tu primer trabajo en clase de costura.
"Para cuando te cases y tus hijos alaben
el blanco de la mesa", decía tu madre,
inocente de tu odio feroz a las agujas.
El mantel, nunca tendió las alas.
Del resto se encargaron las polillas
y los terrores que siempre están a mano
en la cartera.

El aguamanil

Cada vez que tomaba dinero se lavaba las manos.
Decía que cada compra-venta
era el símbolo de una traición.
Se negaba a pagar en los autobuses
y en sus largas caminatas meditaba poemas contra la usura.
No conocía a Pound, pero sí los sanatorios.
Porque su verdadera obsesión era coleccionar aguamaniles.

El zaguán

La lluvia cae entre la calle y el patio,
y estoy sola, esperando.
¿ Qué luz filtra la higuera de los trece años
en esta sombra hecha para la guarda y no para la entrega?
Olvidado el viejo columpio a la penumbra
del mango,
tú, ¿provocarás la risa del viento en mi vientre?
Descúbreme el secreto agua que mojas la calle
y el patio
ahora que estoy sola, esperando.


El barrio

Mi ciudad es atravesada por un río.
Por su cauce vemos pasar: basuras, cadáveres,
y de vez en cuando, agua.
Hay también un parque, samanes, ceibas, chiminangos,
viejas casas de barro y una mulata que fríe empanadas
cantando y contando cómo fue cabalgada por mi general Bolívar
Palobonito. Allí, descansan los muertos,
y sueñan las muchachas que saben bailar el currulao.
No es el "mejor sitio del mundo,
pero su luz, a las cuatro de la tarde,
alucina pintores, fotógrafos, retratistas,
y demás hacedores de postales.
.
LA CASA

Allí, en el anaquel, entre el libro de cocina
y "Los cien mejores poemas de amor", guardas la foto
del que no retornó.
El mago que se hizo a la mar en una colcha de retazos,
aferrado a su oración contra todo conjuro.
Sobre el polvo de los muebles está la huella de su mano.
El indicio de su partida y el vacío
que no pudieron llenar tus fiestas de libélulas
y alcaravanes.
En el silencio de la casa,
tus pasos de suprema dictadora de la ternura
anuncian la llegada de un nuevo verano.
Fuego fatuo. Brillo de luz entre dos oscuridades,
me digo, y la madera acepta en su canto
la absoluta levedad
de tu mirada, que en el último instante
sabe que los niños que juegan en el patio
son el árbol y el viento que lo cubre, las flores
de la abuela y los nietos que despides con el beso
anterior al naufragio. Es áspero el salitre y los adioses
que nunca fueron del agrado del pañuelo.
Aparece reproducido en : http://www.casadepoesiasilva.com/maspoetascol.htm#O
.
La ventana*

Atisbo desde el árbol.
Respiro por las hojas brillantes del guanábano.
No tengo cuerpo, sólo el ojo que guía la luz por
la rendija.
Tú, ajena al ajetreo de mi pupila.
Te recorres con agua de rosas que huelo
por las hojas.
¡Oh yo!, ¡el señor de los visillos!
Soy el espejo que no te refleja,
la minucia que no te pertenece,
el archivo de tu piel,
la otra orilla de tu ventana.


El espejo *

No es verdad que los ojos sean el espejo
del alma.
Si tal ocurriera, los asesinos caerían fulminados
y nada sucede cuando el torturador
cruza
y se peina.


El juego*

El niño, asume el penúltimo naipe del castillo,
y justo, al momento de culminar su obra,
todo vuela de un alegre manotazo.
Nosotros, asumimos la acabada torre
de los fracasos,
y desperdiciamos la ocasión
de volamos la tapa de los sesos.


La puerta*

En la alta torre de los caballeros azules
vive el infante Pedro, el de diestra figura.
Sus vasallos lo aclaman y esperan la hora
de competir con él en los torneos.
Sólo el bufón no se atreve a mirarle a la cara.
Su cuerpo contrahecho, escarnio del Dios
de los hombres,
conoce las secretas apetencias de la princesa.
Alguna vez equivocó la puerta.
La máscara *

Cuenta el poeta Brodsky que vio al Rey de la Niebla,
en Venecia, en invierno.
Suena la campanilla y la ciudad padece
un Rey más melancólico, más majestuoso aún .
Lleva una enorme máscara,
pero no es tiempo hoy
de celebrar cuaresma.
El silencio, enmohece el trigo, corta el vino.
No danza este Rey triste.
¿Quién ama al poderoso? Son prohibidos sus ojos.
El León de San Marcos, es un gato sarnoso.
Sus pasos se confunden por el ancho vacío
de Venecia,
en invierno.

El viaje *

Yo sé de un pueblo de hombres
que no diferencian
entre lo justo y lo injusto.
Sus asuntos los someten a la flor del chamico
-la flor roja del chamico, ya que la blanca
es usada para curar ponzoñas y venenos-
El viejo que toma el jugo de la flor roja del chamico
lee en el corazón de los valientes la huella del jaguar,
y observa la risa de la hiena en la palabra
zalamera del canalla.
No hay un solo pesar que deje intacto el rostro
de quien lo padece.
Los viejos lo saben y preparan saumerios
para aliviar a los marcados.
No necesitan recorrer un palmo de tierra.
Sus caminos, son los caminos del viento.
Parten con las lluvias de abril y regresan
a la brisa suave
de primeros de agosto.
Piden carne de venado y una joven
de senos duros
para reposar la travesía.
Cuando viajan a la región del cóndor,
las muchachas paren
de cuclillas en el río.


La barca *

Yo, Zenón de Yampupata, salvador del poeta
y de su amada,
navego el mar, espuma de oveja,
trueno de jaguar, viento del cóndor.
No sé, ni me interesa, si Odiseo es taxista
en Lima
o cambista en el Cuzco.
Si Marco Polo, es un santo y seña de Sendero.
Si Colón llegó antes o después de Eric el Rojo.
No he cruzado el Aqueronte, pero he caminado
nueve montañas y nueve valles por un puñado de sal.
Mi casa está a mitad de camino entre el sol
y la luna,
es hecha de la caña que llamamos,"totora",
y pasan por allí algunos viajeros,
(no todos, asustados musógrafos
que no porfían un verso o un conjuro).
Mi barca, "El Avaroa", es la liebre,
Aquiles, la lancha voladora del hotel
de turismo.
Aún así, no sé en verdad, si pierda o gane.


Los padres *

Se toma una cajita y se depositan en ella
todas las rabietas, mohínes, pataletas, carantoñas,
acostumbradas.. Se cubre con papel arco iris
y se quema en la isla de las ballenas a la luz de la luna.
De regreso se envuelve el cuerpo en lino amarillo
y se duerme por tres días y tres noches.
Al despertar papá estará velando al lado de la cuna,
mientras mamá canta con voz joven y bella.


Los abuelos*

Las palabras de los abuelos
se mezclan con una porción de nube
atrapada en un día soleado
Si se tiene batidora se colocan allí y basta
si no, se revuelven en una olleta mediana
a punta de molinillo.
Una vez preparado el batido
se guarda en un recipiente de vidrio limpio y seco.
Debe tomarse una cucharadita antes de ir a la cama
siempre que pueda y
quie amanecer con una sonrisa


Los noviazgos*

En un mortero de plata peruana
se maceran dos libras de geranio rojo.
Previamente, se tienen listas siete ramitas
de albahaca recogidas la noche que se aparean las mariposas.
Las ramitas se cocinan
el primer día de luna llena del mes de mayo
y esta agua se esparce por el geranio macerado
puesto previamente al sol.
Esta esencia se aplica por tres veces
tras las orejas, la nuca, los codos
todos los días.
No te salva del amor
pero te alivia el corazón.


Los colegas*

Existen desde el principio del tiempo.
Son también llamados clones o dobles.
En la Edad Media, para escapar al Santo Oficio
formaron sectas o cofradías
que hoy son conocidas
con el nombre de clubes o agremiaciones.
Tienen su hábitat natural en la región de Transilvania
donde es famosa su afición a salir de noche.
Se afirma que huyen de los espejos.


Los críticos*

Como fueron creados la primera noche
en que el cometa Halley puso en peligro
la estabilidad del planeta,
se ufanan por sus virtudes de arcángeles.
Para conjurar su mirada de basilisco
se usa la flor de heliotropo
que nos confiere el don
de hacemos invisibles.
--
Actualización : ntcgra Nov. 19, 2.006. 5.43 AM

This page is powered by Blogger. Isn't yours?